Para el Cuidado de las Uñas

Aprende a secarte las manos: El agua deteriora la cutícula y aumenta la aparición de infecciones. Seca bien tus manos y las uñas, preferiblemente con toallas de papel. Así evitarás resequedad.
Corta tus uñas recto: Para evitar que las uñas se encarnen es mejor tomar un cortaúñas pequeño y cortarlas rectas. Asegúrate de no pasar la parte carnosa porque es más fácil que se resequen.

Para el cabello

No lo frotes: Para secarlo, envuelve las puntas del pelo con la toalla y aprieta para absorber el agua. Repite la operación hasta llegar al cuero cabelludo. Evita dejar la toalla por largo tiempo en el pelo.
Estilo de vida saludable: evitar el consumo de tabaco y alcohol, ya que son sustancias que debilitan la raíz y producen la caída.

Para el Cuidado de la Piel

Protégete del sol: Los rayos solares están entre los principales responsables de la piel sensible, así que es importante utilizar cremas que lleven protección SPF, incluso en invierno.
Utilizar agua tibia y reducir el tiempo de la ducha: El agua caliente deshidrata la piel, por eso es recomendable, en la medida de tus posibilidades, utilizar agua templada para ducharte y fría, para lavarte la cara. Tampoco son convenientes los baños prolongados, reduce el tiempo de tu ducha.